Todo sobre Tchoukball

Última actualización: 05.12.22

 

Los deportes alternativos cada vez logran más aficionados y el tchoukball se considera uno de sus más grandes representantes. Aunque todavía es poco conocida, esta actividad tiene el potencial de convertirse en un gran deporte y seguramente podrá lograrlo en algún momento, pues su práctica tiene muchos beneficios.

 

Estamos tan acostumbrados a los deportes comunes, como el fútbol y el básquet, que, muchas veces, puede ser confuso mirar otro tipo de actividades físicas que también son consideradas deportes.

Bueno, es entendible por qué el tchoukball podría confundirte, pues su nombre es bastante peculiar. Sin embargo, aprender un poco de esta disciplina, puede ser la mejor manera de empezar a descubrir el mundo de las disciplinas alternativas que se esconde detrás de aquellos deportes con balón que tienen más fama.

 

¿Cuál es la historia del Tchoukball?

A mediados de los años 70, el Dr. Hermann Brandt, un reconocido biólogo y especialista en medicina deportiva, basó sus distintas investigaciones en las constantes lesiones que sufren los jugadores de ciertas disciplinas deportivas debido a los impactos que reciben a la hora de jugar.

El suizo, en 1971, declaró que “el objetivo de las actividades físicas no es fabricar campeones sino contribuir a la edificación de una sociedad armoniosa”.

Por lo tanto, podría decirse que lo que más valoraba este personaje eran las actividades que, aunque exigían un buen rendimiento físico, promovían el trabajo en equipo y no arriesgaban el bienestar de los jugadores.

Por esa razón, se tomó la tarea de crear su propio deporte, basado en sus valores. Un deporte en el que el contacto físico no fuera necesario, en el que hombres y mujeres pudieran jugar de forma profesional en el mismo equipo y en el que no faltara nunca la diversión. Así nació el “tchoukball”.

El tchoukball hoy

Es necesario asistir a un torneo de tchoukball para entender de dónde proviene su extraño nombre. La razón tras él es el sonido que hace el balón a la hora de impactar en el rebotador: “tchouk”. Eso fue lo que pensó Brandt en los años 70.

La aceptación del tchoukball fue realmente lenta; de hecho, el Dr. Brandt murió antes de realmente ver al deporte surgir. Sin embargo, progresivamente comenzó a ganar terreno a nivel mundial.

Sorpresivamente, fue Taiwán el primer país que promovió la práctica del tchoukball, con una gran inversión monetaria en los 80. Después de esto y con la creación de la Federación Internacional de Tchoukball, el deporte se consolidó en Europa, gracias al auge que tuvo en Suiza y el Reino Unido.

No obstante, como el deporte tuvo un periodo de inactividad en los 90, para hablar de tchoukball e historia moderna, se marca su inicio en el año 2000; momento en el que se celebró el primer torneo mundial de tchoukball.

Gracias a todo esto y al trabajo de jugadores apasionados, el deporte comenzó a expandirse y ahora se juega tchoukball en España, Chile, China y hasta en Myanmar.

Este, definitivamente, es uno de los deportes alternativos con mayor organización de todo el mundo. Por lo tanto, si deseas dejar de lado el típico balón de fútbol y explorar nuevas formas de diversión, esta actividad es una buena opción.

 

¿En qué consiste el juego?

Basado en el balonmano, para poder jugar es necesario tener dos equipos de 7 jugadores. Además de eso, se requiere tener dos rebotadores y un balón de balonmano.

Aunque hay quienes prefieren jugar el tchoukball en un campo de césped, este deporte se juega, la mayor parte del tiempo, en una cancha de básquet o de fútbol sala. Es posible también jugar tchoukball en la arena, pero esta práctica está regida por otras normativas, exclusivas para el tchoukball de playa.

El objetivo del juego es marcar tantos puntos como sea posible y, para ello, es necesario impactar el balón en la superficie de rebote del equipo contrario y lograr que este toque el suelo. Sin embargo, no es tan simple como correr y realizar el lanzamiento. Esto es lo que debe tenerse en cuenta:

  • No se puede interceptar el balón en su trayectoria. Se debe esperar el lanzamiento a la superficie de rebote o esperar que se cometa una falta. Esto evita que los jugadores cometan acciones agresivas contra el otro equipo.
  • Al obtener el balón, no se pueden realizar más de 3 toques con el pie en el suelo antes de lanzar.
  • No se puede tener la pelota por más de 3 segundos antes de hacer un pase.
  • Se admiten toques de balón solamente desde la rodilla hacia arriba. 
  • No se pueden efectuar lanzamientos dentro de la zona prohibida, delimitada alrededor de los rebotadores.

Debido a todo esto, para jugar tchoukball no es necesario tener la mejor forma física para ganar. Por lo tanto, el juego se basa en estrategia, pues los jugadores deben posicionarse de forma táctica para tener el control del balón y realizar buenos pases que permitan marcar los puntos.

Gracias a las reglas que evitan el contacto físico y que hacen énfasis en la estrategia, este deporte es apto para personas de todas las edades, contexturas, alturas y pesos.

¿Se recomienda jugar Tchoukball en el ámbito escolar?

Por supuesto que sí. Primeramente, porque después de entender las reglas el juego se vuelve realmente sencillo y, además, porque lo más importante es que es un deporte en donde no existe el riesgo de lesiones físicas.

Los niños necesitarán utilizar su mente para poder adaptarse a la rapidez del partido, buscando las mejores posiciones y analizando el juego. No obstante, no se deja de lado el ejercicio físico.

Adicionalmente, este deporte alternativo logra integrar ambos géneros en el juego y no se necesita tener habilidades especiales para poder jugar.

Como ves, el tchoukball es un deporte alternativo que tiene todas las características necesarias para convertirse en un deporte convencional. Es adecuado para niños y adultos, pero lo mejor es que, a diferencia de muchos deportes competitivos, la integración y la colaboración en equipo es realmente promovida y exaltada.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS