Reglas del fútbol gaélico

Última actualización: 06.12.21

 

El fútbol gaélico es uno de los deportes de Irlanda más populares, en el que cada equipo principal juega representando a su condado. Además, puede ser practicado tanto por hombres como por mujeres, pero tiene la particularidad de que cada jugador solo puede defender a un equipo durante toda su vida.

 

El fútbol irlandés es dirigido por la Asociación Atlética Gaélica (GAA), que es la institución deportiva más grande del país, de modo que es la que tiene mayor influencia. Mientras en el fútbol tradicional el pico de mayor popularidad se produce durante el mundial de fútbol, en el gaélico ocurre en la final del campeonato All-Ireland Senior Football Championship, que es uno de los torneos más famosos de este deporte. Sin embargo, para conocer más a fondo las características del fútbol gaélico, es necesario considerar su historia.

 

Breve historia del fútbol gaélico

El primer partido de fútbol gaélico se remonta al siglo XVIII en el año 1712, cuando se opusieron los condados de Louth y Meath para practicar un juego muy similar al fútbol. Sin embargo, las primeras reglas del fútbol gaélico oficial fueron escritas por Maurice Davin, quien fue el fundador de la GAA en 1884. Posteriormente, las normas fueron publicadas en la revista United Ireland el 7 de febrero de 1887. 

Desde entonces, el fútbol gaélico se ha convertido en un juego básico en el deporte irlandés. Por esta razón, la mayoría de los condados de Irlanda tienen sus propios clubes y equipos regionales. En este sentido, desde el primer campeonato de 1887, el equipo que más trofeos ha acumulado ha sido Kerry, que obtuvo su primera victoria en 1903 y desde entonces ha registrado un total de 33 juegos ganados.

 

Principios del fútbol gaélico

El fútbol gaélico está compuesto por 2 mitades de 30 minutos para los partidos de liga irlandesa de fútbol o 2 mitades de 35 minutos para los partidos de campeonato. Es importante mencionar que, aunque es un juego con características similares al hurling y el rugby, el fútbol gaélico no es tan violento. No obstante, sí se permite el contacto hombro a hombro.

Una de las reglas básicas es que los jugadores no pueden dar más de 4 pasos consecutivos mientras tienen el balón en sus manos. Si un jugador tiene el campo despejado y quiere avanzar hacia al lado contrario, puede hacer rebotar el balón en el suelo, similar al movimiento que se realiza en el baloncesto. También, para avanzar el jugador puede hacer toe-tap, que consiste en rebotar el balón con la punta del pie. De este modo, es posible dar 4 pasos nuevos y así sucesivamente.

Es importante mencionar que el jugador tiene derecho a llevar la pelota en sus manos, pero no puede levantarla del suelo con ellas. En este caso, se permite usar cualquier parte del cuerpo excepto las manos. Por lo general, para recoger la pelota el jugador suele realizar un pick up, en el que despega la pelota del suelo a través de una patada.

Para pasar la pelota, el jugador puede lanzarla, ya sea pateándola o golpeándola con el puño o la palma de la mano. En este sentido, está prohibido arrojarla como sucedería en el rugby o realizar golpes con el antebrazo, como en el voleibol. En cualquier de estos casos, el movimiento está penalizado. 

También, está prohibido empujar al portero en su zona, por lo que solo es posible obstaculizar el paso. De igual forma, el balón no puede ser arrebatado de las manos de otro jugador, pero sí existe la posibilidad de golpear la pelota para que se le caiga.

 

Balón

Los jugadores de fútbol gaélico utilizan una pelota esférica que en tamaño es un poco más pequeña que un balón de fútbol. En este sentido, la pelota oficial debe tener un diámetro de aproximadamente 25 cm, una circunferencia entre 68 y 73 cm y un peso de 370 a 425 g. Oficialmente, en Irlanda este tipo de pelota es fabricada por la marca O’Neill.

 

El terreno

El campo utilizado para jugar al fútbol gaélico es el mismo que el del hurling, por lo que tiene unas medidas de 137 m de largo y 82 m de ancho. Asimismo, los postes de puntos tienen forma de H y la puntuación se cuenta de la misma forma que en el deporte celta. En este sentido, el equipo marca un gol de 3 puntos cuando el balón pasa por debajo del travesaño, mientras que 1 punto se obtiene cuando el balón es lanzado por encima del travesaño.

El equipo

Si te preguntas cuántos jugadores hay en el fútbol gaélico, debes saber que cada equipo está conformado por 15 jugadores, entre los que podemos encontrar 6 defensores, 6 atacantes, 2 centrocampistas y 1 portero. De igual forma, se permite realizar 3 sustituciones durante el juego.

Por otro lado, una de las particularidades del fútbol galéico es que los jugadores deben tener números asignados en un rango determinado. Por lo tanto, el portero es el 1, los defensores son del 2 al 7, los centrocampistas del 8 al 9 y los atacantes del 10 al 15. Además, el portero debe llevar una camiseta con un diseño diferente al resto de jugadores de su equipo.

 

Arbitraje

Las reglas se hacen valer gracias a las opiniones de 6 oficiales, compuestos por 2 jueces y 4 árbitros que indican los puntos levantando banderas a la izquierda en caso de goles y banderas blancas a la derecha para los puntos. Si ocurre una disputa entre los dos equipos debido a las opiniones de los 6 oficiales, entonces un árbitro de campo debe tomar la decisión final.

Para finalizar, vale la pena destacar que el fútbol gaélico es uno de los deportes típicos de Irlanda y también uno de los más populares. Aunque muchas de sus reglas y posiciones son iguales a las de otros deportes conocidos, esta actividad deportiva es muy singular y resulta muy apasionante para sus seguidores.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS