Conoce las reglas de balonmano

Última actualización: 05.12.22

 

Al igual que pasa con otros deportes, el origen del balonmano es algo confuso y se pierde en la historia. No pasa lo mismo con su reglamento, surgido a principios del siglo XX y donde se regulan los diferentes aspectos que afectan al juego.

 

Cuando un gracioso tomó un balón de fútbol (si pulsas aquí, encuentras varias opciones de compra) con las manos durante un partido y lo metió en la portería nació el rugby, o al menos su germen. Sin embargo, la historia del balonmano tiene su origen en diversos juegos de pelota de la antigüedad y que se desarrollaban de forma más reglada a mediados del siglo XIX. 

En 1917, se desarrolla el primer reglamento moderno de este deporte, que será refundado en 1928, con la creación de la Federación Internacional Amateur de Balonmano, que se convertiría en la IHF, International Handball Federación, en 1946. 

En la actualidad, el reglamento de balonmano rige los principales aspectos que se desarrollan en un partido de este deporte, tal como vamos a ir viendo a lo largo de esta guía. Con ella, tendrás más claro qué es el balonmano y cómo se juega.

 

El campo de balonmano

Lo primero que necesitamos para jugar un partido de balonmano es el campo. Este tiene forma rectangular y unas medidas de 40 metros de largo por 20 de ancho. El terreno se divide en dos mitades, dejando dos medios campos cuadrados de 20 x 20 m. En cada área se sitúa un área exterior de gol, situada a 9 metros de la portería, mientras que la zona interior de gol se sitúa a 7 metros de la misma. Estas se trazan en paralelo sobre la portería y tomando dicha distancia desde cada uno de los postes, con una forma de medio 0. Sobre esta primera línea, de 9 metros, es donde se coloca la defensa de balonmano.

Finalmente, existen dos líneas importantes para el juego. Una es la de 7 metros, situada a esta distancia de la portería, mientras que la otra es la línea de limitación, ubicada a 4 metros. La primera marca la posición del lanzador en los tiros desde esta zona, mientras que la segunda marca la posición más adelantada del portero en esta misma situación.

 

El balón de balonmano

El balón es otro elemento clave para el juego, por sus características específicas. Este debe ser de cuero y no puede ser resbaladizo, por motivos obvios. Sus medidas son de 58 a 60 centímetros de diámetro, con un peso de 425 a 475 gramos. Estas son las medidas para adultos, aunque estas pueden adaptarse para las categorías inferiores.

Número de jugadores

Cada equipo de balonmano tendrá un máximo de 7 jugadores en pista en cualquiera de las fases del juego. A diferencia de otros deportes, los jugadores de balonmano pueden cambiarse con sus compañeros en cualquier momento, aunque siempre deben hacerlo por la línea de cambio, situada al lado de la divisoria de ambos campos. En total, el equipo puede disponer de hasta 14 jugadores, siete en pista y otros siente en el banquillo.

 

Jugadores de campo

Se entiende por jugadores de campo a todos aquellos que no sean el portero. Estos pueden tocar el balón con cualquier parte del cuerpo situada por encima de la rodilla. Durante el juego y mientras tengan el balón, no pueden estar quietos por más de tres segundos ni dar más de tres pasos sin botar el balón.

Las reglas básicas del balonmano también establecen que no pueden pisar el área de seis metros con el balón en las manos, aunque sí pueden caer en ella o pisarla tras un pase o lanzamiento. Estos jugadores se distribuyen entre las diferentes posiciones de balonmano existentes, tales como laterales, pivotes o extremos, aunque las mismas no se recogen en el reglamento.

 

Los porteros

A diferencia de los jugadores de campo, los porteros pueden jugar con cualquier parte del cuerpo y moverse libremente por su propia área de gol, sin necesidad de botar la pelota. No obstante, no pueden entrar o salir de ella llevando la bola en las manos. Además, se les permite salir de esa área en caso de que lo deseen, aplicándoles las reglas de un jugador convencional.

 

Los árbitros

A fin de aplicar el reglamento, encontraremos 2 árbitros en el terreno de juego. Estos se sitúan en esquinas contrarias, para cubrir mejor el terreno de juego. Sus decisiones son definitivas y no pueden ser apeladas, ni anuladas, salvo que incumplan las reglas. Además, existe un anotador y un cronometrador, que regulan estos aspectos del juego y dan su apoyo a los árbitros.

 

Duración del partido

La duración de un partido de balonmano es de 60 minutos, repartidos en 30 minutos por cada uno de los dos periodos. Entre ambos se realiza un descanso de 10 minutos. A la hora de saber cuánto dura un partido de balonmano, es importante tener en cuenta que este deporte no se juega a tiempo corrido, como el fútbol, sino que el reloj se para cuando hay motivos para ello. Entre esos motivos, se encuentran una lesión, una exclusión, una consulta entre los árbitros, etcétera. También durante los tres tiempos muertos que puede pedir cada equipo.

Los goles

Para marcar un gol en balonmano, es necesario que este entre en la portería por debajo del larguero y entre los dos palos laterales, superando por completo la línea de gol. Además, es imprescindible que el jugador no haya cometido ninguna falta antes de realizar el disparo y que no haya pisado la zona prohibida antes de soltar la bola.

 

Las faltas

Dentro de las faltas que se sancionan en balonmano, tenemos cuatro categorías. La primera serían las leves, que se castigan con un golpe franco en balonmano y se producen ante un empujón o falta menor. También tenemos la amonestación o tarjeta amarilla, aplicable cuando se produce una conducta antideportiva leve o un exceso de fuerza.

Dos amonestaciones conllevan una exclusión, que supone una expulsión temporal de 2 minutos del jugador infractor. También se produce por golpes injustificados o conductas antideportivas más severas. Finalmente, la descalificación se produce bien por reiteración de exclusiones, al producirse la tercera, o bien ante conductas antideportivas muy graves, agresiones y otras conductas similares.

 

El juego pasivo

Dentro de las faltas, tenemos también el juego pasivo. Si has visto un partido, sabrás que los pases en balonmano son muy habituales. Sin embargo, puede producirse el hecho de que un equipo juegue de forma pasiva, simplemente pasando el balón y sin voluntad de atacar. En este caso, el árbitro advierte de la señalización del juego pasivo. En este caso, los jugadores afectados podrán usar los diferentes tipos de pases en balonmano existentes, pero si no lanzan a puerta en breve perderán el balón, al marcarse falta en su contra.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS