La modalidad downhill en el ciclismo de montaña

Última actualización: 16.09.21

 

El ciclismo sigue vivo y, con el pasar del tiempo, se van sumando diversas modalidades a esta disciplina tan completa. El downhill es una de las variantes más modernas y se caracteriza por la velocidad. Sin embargo, a pesar de ser muy divertida, es una actividad extrema en la que se debe prestar atención a diversos aspectos.

 

Con el avance de la tecnología en las diferentes industrias, muchos inventos han quedado en el pasado, desplazados por nuevas cosas o versiones más novedosas que reemplacen al anterior producto.

Sin embargo, contra todo pronóstico, este no ha sido el caso de la bicicleta, pues, aunque esta fue sustituida por el coche como “medio de transporte principal”, la bicicleta nunca dejó de ser fabricada, ni tampoco dejó de ser utilizada.

De hecho, aunque hubo un declive en sus ventas hace bastantes años, cada vez mayor cantidad de personas adquieren una bicicleta, ya sea para realizar paseos o para practicar las diferentes variantes del ciclismo.

El Downhill MTB, por ejemplo, es una práctica que, aunque se considera peligrosa y arriesgada, cada día consigue mayor cantidad de adeptos, pues son muchos los que quieren practicar un deporte que, además de representar una buena oportunidad de ejercicio, logra inyectarle adrenalina a todas las personas que se atreven a hacer este tipo de ciclismo de descenso.

¿Qué es exactamente la modalidad Downhill en el ciclismo?

Gracias a su nombre, no es tan difícil imaginar de qué va esta práctica deportiva. Down, en este caso, significa “hacia abajo”, mientras que Hill hace referencia a las montañas o a las colinas. Teniendo esto en cuenta, el Downhill es básicamente un tipo de ciclismo que se especializa únicamente en el descenso en bici de montaña.

De hecho, para poder practicar esta modalidad no será necesario enfrentarse a las fuertes y empinadas subidas que son requeridas para poder bajar después, pues la esencia de este deporte radica solamente en el descenso. Los ciclistas suelen subir con su bici de Downhill en un coche adecuado para esto o en góndolas, si se trata de un parque de bicicletas.

El objetivo de esta disciplina no es simplemente lograr bajar la colina sin accidentes, sino realizar esto en el menor tiempo posible. Por lo tanto, para poder ser un profesional, es necesario tener mucho tiempo de práctica, un estómago fuerte para no sentir miedo al bajar y un gran control de la bicicleta y de todos los sentidos.

Sin embargo, como si las curvas y caídas naturales de una montaña no fueran suficientes, los circuitos de este tipo de ciclismo de descenso también cuentan con obstáculos hechos por humanos. En las pistas será posible encontrar rampas, peraltes, puentes y otros obstáculos que dificultan un poco el recorrido pero que, indiscutiblemente, brindan un poco más de emoción a los ciclistas y a los espectadores.

 

¿Qué se requiere para poder hacer ciclismo cuesta abajo?

Debes tener siempre en cuenta lo peligroso que es bajar a 50 km/h o más por una montaña con diferentes obstáculos, por lo tanto, tener un equipo de seguridad es completamente imperativo, pues de no tenerlo, las consecuencias de los accidentes que podrías tener podrían ser bastante graves.

La ropa de descenso debe consistir en un uniforme, de ser posible, o simplemente en un conjunto de ropa que tenga las siguientes características: 

1)  Elasticidad: Es necesario que la ropa elegida se adecúe al tipo de cuerpo que tengas, pues esta “segunda piel” te permitirá moverte sin problema ni incomodidad, a diferencia de otra ropa que podría limitar tu movilidad.

2)  Tela: El tejido utilizado en la fabricación de los elementos que usarás debería ser completamente resistente a la abrasión, evitando fuertes rasguños al caerte.

3)  Tamaño: El atuendo utilizado debería tapar todos los brazos y las piernas, para mantenerte más seguro y evitar que al golpearte sufras más de lo que deberías.

4)  Colores: Se recomienda siempre utilizar colores brillantes, pues estos ayudarán a todos a localizarte en caso de que haya problemas.

No obstante, la ropa no lo es todo. Es necesario también contar siempre con protecciones de descenso.

Entre este equipo de protección destaca el casco integral, cuyo peso debe encontrarse entre los 600 gramos y 1 kg. Además, debes siempre contar con rodilleras, coderas y guantes con protección en los nudillos.

Hay quienes, por medidas extras de seguridad, también utilizan protección en la espalda, el pecho y el cuello. Así como goggles deportivos para mejorar su visión en el descenso y evitar que la suciedad entre en los ojos.

Cuando ya tengas todo esto, entonces puedes empezar a verificar diferentes bicicletas de Downhill hasta encontrar la mejor opción, adecuada para esta actividad.

¿Qué bicicleta debes utilizar para esta disciplina?

Como podría esperarse, debido a las exigencias de este deporte, se requiere tener una bicicleta con todas las características necesarias para poder estar seguro a la hora de bajar una montaña.

En tal sentido, no importa si tienes otra bicicleta que cuidas mucho y que limpias incluso con una vaporeta de mano para tenerla en excelentes condiciones, si no es una bicicleta de montaña especializada en Downhill, no debes utilizarla. Evita tener accidentes.

Lo primero que deberías verificar en una bicicleta Downhill es su suspensión. Esta debe ser doble, es decir, tiene que encontrarse en la parte trasera y delantera de la bici; esto permitirá una amortiguación efectiva al bajar. Estas suspensiones suelen ser de 200 mm.

Por otra parte, los rines cambian dependiendo del gusto de la persona y de su tamaño. Los más clásicos son los 26”, pero es posible encontrar bicis adecuadas con rin 28” o 29”. En cuanto a las ruedas, estas deben ser anchas y con un taqueado grande, para evitar que el lodo y diferente tipo de suciedad se acumule entre los tacos, dificultando la limpieza.

Hay que recordar que los frenos también son extremadamente importantes y deben siempre estar en buen estado, pues estos pueden salvarte de un aparatoso accidente. Los que se recomiendan son los frenos de disco hidráulico de 4 pistones.

Por último, si se habla de manillar, este puede ser de media o doble altura, pero siempre largo. Esto permite que el ciclista se posicione de la mejor manera para el descenso. En el caso del Downhill, el sillín debe mantenerse abajo, pues el ciclista no se sentará en él para bajar.

Con esta información, ya sabes qué adquirir para comenzar a practicar downhill. Recuerda que antes de la adrenalina y la diversión siempre debe estar tu seguridad.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS