Consejos básicos para el mantenimiento de tu bicicleta MTB

Última actualización: 07.12.21

 

Los componentes de las bicicletas de montaña no son precisamente baratos, de allí la importancia de hacer un mantenimiento periódico a la MTB, con el objetivo de alargar la vida útil de sus piezas. Además, muchas de las averías más comunes se pueden evitar si realizamos ciertos ajustes a tiempo.

 

Si bien es cierto que la mecánica de bicicletas debe ser realizada por un profesional, también es verdad que muchas veces ocurren imprevistos en medio de la montaña y es difícil encontrar un servicio técnico especializado. Por esta razón, hemos recopilado algunos consejos básicos sobre el mantenimiento de la MTB. La idea es que puedas resolver problemas menores para mejorar el funcionamiento de tu bici, lo que permite al mismo tiempo incrementar el rendimiento deportivo.

 

Herramientas necesarias para el mantenimiento de tu MTB

Para tener éxito en el mantenimiento de la MTB, es necesario utilizar las herramientas correctas. En este caso, las más básicas son un destornillador dinamométrico, uno plano y otro de estrella, un cortacables, una llave torx T25, un juego de llaves Allen y una llave dinamométrica con medidas intercambiables. Estos elementos son fáciles de conseguir y pueden asegurar un buen resultado sin gastar demasiado dinero. No obstante, es posible que con el tiempo necesites otros más avanzados, como un extractor de rodamientos bicicleta o un eje pedalier, que te permiten realizar reparaciones muy específicas.

Ya sea que necesites cambiar los retenes de la horquilla o ajustar las ruedas de bicicleta, lo más recomendable es adquirir herramientas de calidad, que pueden ser un poco más caras, pero también tienen una larga vida útil. Ahora bien, tampoco es necesario comprar un set demasiado grande, a menos que nos dediquemos profesionalmente a la reparación de bicicletas. Por lo tanto, solo es cuestión de tener lo justo para trabajar cómodamente, tanto en casa como en la montaña.

¿Cómo y cuándo cambiar los cables de la transmisión?

Para que la transmisión de la bicicleta tenga un buen funcionamiento, una de las tareas más importantes es revisar y, si es necesario, reemplazar los cables y fundas del cambio. Generalmente, es una reparación barata, tanto en casa como en los talleres especializados.

Si eres principiante en el ciclismo de montaña, notarás cada vez más fricción en el cable, sobre todo al realizar entrenamientos en zonas con mucha agua y barro. En este caso, es recomendable cambiar el cable al menos cada 6 meses e incluso cada 4 meses de ser necesario.

La mayoría de las MTB de gama alta tienen un solo plato. Por lo tanto, solo hay que cambiar el cable del cambio trasero con su funda. En primer lugar, los tornillos de límite deben estar correctamente ajustados: L para el piñón grande y H para el pequeño. Solo debemos cortar las fundas a la misma medida, para cambiar el cable y después engrasar los puntos de fricción. También, es bueno eliminar cualquier suciedad para un mejor desempeño.

Para afinar las velocidades, solo hay que regular el cambio o el ajuste de tensión de los pulsadores. En caso de que tengas un cuadro de guiado interno sin funda, es posible que tardes un poco más para introducir el cable nuevo, por lo que te recomendamos tener paciencia. En este caso, puede ser necesario un caballete o soporte de taller para bicicleta casero, ya que este elemento permite sujetar el cuadro de la bicicleta en distintas posiciones.

 

La importancia de limpiar la transmisión con regularidad

Los expertos recomiendan limpiar la transmisión después de cada entrenamiento. Este proceso debería incluir los platos, el casete, la cadena y el cambio trasero, ya que la acumulación de polvo y otras suciedades puede acelerar el desgaste de estos componentes. Para lograrlo, puedes utilizar un desengrasante casero a base de agua, vinagre y limón o un detergente especial para bicicletas. 

Es bueno aplicar el producto y dejar actuar por al menos 10 minutos, para después aclarar con abundante agua caliente. En este caso, te conviene utilizar un cepillo para quitar los restos de grasa, mientras que para la suciedad más incrustada puedes utilizar aire a presión. No obstante, si realizas este mantenimiento de manera preventiva y constante, es posible que un paño sea más que suficiente para dejar las piezas limpias. 

Cuando tengas todo bien seco, hay que aplicar una gota de aceite en cada punto de giro de los eslabones de la cadena. Después, debes hacerla pasar por todas las velocidades. Si tienes exceso de aceite, puedes limpiar con un paño seco. Según los expertos, es preferible elegir un aceite de densidad baja y aplicarlo con frecuencia, y no uno demasiado denso, ya que este último acumula más suciedad. 

Si bien el mantenimiento de la bicicleta de carretera se realiza generalmente cada 250 km, en el caso de la MTB no podemos saltarnos este paso, principalmente porque la utilizamos en terrenos complicados y está más expuesta a los elementos naturales. En este sentido, una regla de oro es no aplicar nunca una capa de aceite en la cadena sin haber quitado antes toda la suciedad. Además, es necesario utilizar un aceite específicamente formulado para bicicletas.

Por otra parte, no podemos olvidar que la cadena debe tener un estiramiento adecuado, por lo que es bueno tener una herramienta manual o digital para verificar este dato, de modo que sepas cuándo debes hacer el cambio. Es bueno aclarar que no es cuestión solamente de los kilómetros recorridos, ya que en las MTB influyen mucho las condiciones ambientales de la zona donde entrenas. También, depende del tipo de sistema de transmisión que tenga tu bici. Por lo general, la cadena se gasta más rápido en los sistemas 1X, que en los de doble o triple plato. 

 

Revisión y apriete de tornillos

Este es un proceso que no lleva mucho tiempo y, sin embargo, puede ser crucial para el correcto desempeño de la bicicleta en la montaña. Se trata de hacer una revisión de todos los tornillos, por lo que vamos a necesitar una llave que indique el par de apriete, para comprobar el ajuste de los componentes y los puntos de giro. Si posees una MTB de doble suspensión, también es bueno revisar los ejes pasantes del basculante.

Asimismo, vale la pena revisar los tornillos de la potencia y el manillar. Para esto, se utilizan comúnmente unas llaves prefijadas con un par de apriete de 4-5 NM. Estas suelen ser herramientas pequeñas y tienen un precio asequible. Finalmente, es bueno ajustar las llantas y ruedas, las bielas y la patilla de cambio. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS