¿Cómo aprender a montar en bici?

Última actualización: 16.09.21

 

No solo el equilibrio o correcto balanceo es indispensable para aprender a andar en bici. Hay otros aspectos que debes tomar en cuenta, como por ejemplo comprar la bici del tamaño adecuado, quitarle los pedales o ajustar la altura del sillín. También, es importante tu seguridad, así que como mínimo debes usar un casco.

 

¿Qué bicicleta comprar para niños?

Antes de comenzar con los pasos para andar bici debes saber qué bicicleta adquirir para tu hijo. Por ejemplo, si buscas en Internet “talla bicicleta niño”, podrás encontrar modelos de diferentes tamaños. ¿Cuál tamaño es mejor? Lo recomendable es que midas el tamaño del niño, en especial, la longitud de sus piernas. Después, debes medir la distancia del sillín al suelo, pues el niño tendrá que colocar los pies en la pista para tener una mayor sensación de seguridad y confianza. En otras palabras, debes elegir la bicicleta con un tamaño equilibrado, no muy grande, de modo que al bajar el sillín el niño pueda tocar la pista con sus pies. De hecho, hay algunas bicis de niños a las que no se les puede bajar el sillín, así que esa es otra cualidad que debes revisar antes de comprar un determinado modelo.

Aunado a ello, la bicicleta para niño también debe tener ruedines o al menos la posibilidad de montarlos. Esto es porque los ruedines son parte de un método eficaz para aprender a andar. Por supuesto, no todos los padres creen en ellos, ya que hay otra manera de aprender que más adelante te explicaremos.

Muchos padres eligen bicis grandes para que les sirvan a los niños cuando crezcan, pero no saben el daño que les podrían hacer. Los modelos muy grandes pueden causar una mala postura en el niño al montar en bicicleta (aquí puedes encontrar unas opciones para comprar).

 

La seguridad de los niños al andar bicicleta

Este aspecto es fundamental, pues de él dependerá en gran medida la seguridad del niño. Normalmente, un niño pierde equilibrio a menudo en la bicicleta, de modo que los casos, coderas y rodilleras no deben faltarles, sobre todo en el aprendizaje.

Los accesorios de seguridad deben ser del tamaño del niño, para que se ajusten correctamente a su cuerpo. Es decir, si los eliges muy grandes, no quedarán fijos en el niño y no cumplirán su función.

Bicicleta con ruedines vs bicicleta sin pedales, ¿qué es mejor?

La primera bicicleta para un niño debe tener ruedines, aunque también puede venir sin pedales. Esto dependerá de la manera en que los padres enseñen a sus hijos, pues pueden hacerlo con o sin ruedines. Los ruedines de bici para niño son bastante útiles para ganar equilibrio y estabilidad. Es por eso que muchos padres lo instalan en las bicis de sus hijos. La desventaja principal de los ruedines es que hace más pesada la bicicleta.

Además, si buscas una bicicleta para niño de 6 años, puede que te sea de utilidad algún triciclo evolutivo. Este tipo de vehículo permite que los niños se impulsen con los pies. De igual forma, el triciclo posee las dos ruedas traseras, que ofrecen mayor estabilidad o equilibrio al niño.

En otro orden de ideas, las bicicletas para niños de 8 a 12 años pueden ser con pedales, ya que es posible quitarlos mientras el niño aprende a impulsarse. Después, vuelves a montarlos para que el niño ande en bicicleta con ellos.

Aunado a ello, la bici infantil debe ser segura, así que, aunque el pequeño ande sin pedales o con ruedines requiere frenos precisos. Estos pueden ser de tipo V, ya que son económicos y a la vez seguros.

Por otra parte, cabe destacar que es posible quitar pedales a muchos modelos de bicis. En este sentido, si quieres enseñar al niño a andar bici sin pedales, no tendrás problemas en elegir un modelo en específico. También, te informamos que esta es una manera muy práctica de aprender, ya que el niño no sólo podrá impulsarse con los pies, sino además frenar.

Igualmente, mencionamos que hay ruedines de bicicleta para adulto, los cuales son un poco más robustos, porque deben soportar un mayor peso. Esto quiere decir que, si eres adulto y aún no sabes andar bici, puedes confiar en los ruedines, ya que te harán más fácil el aprendizaje.

 

¿Cómo aprender a montar en bici fácilmente?

A continuación, te resumimos los pasos para aprender a andar en bici. Estos consejos servirán tanto para adultos como niños. Recuerda que debes contar con la bicicleta del tamaño adecuado, para no tener problemas de postura y aumentar la comodidad. Si es necesario, ajusta la altura del sillín, de modo que las piernas no te queden demasiado cerca de los pedales.

Elegir un buen lugar para aprender

Independiente de que tengas a un niño aprendiendo o los consejos sean para ti mismo debes practicar en un lugar amplio y en cual te sientas confiado. Si eres tímido, lo mejor es que no haya mucha gente en la pista. Además, trata de que el lugar sea plano y sin obstáculos.

 

Impulsarse con los pies

Para andar en bici los primeros días es necesario quitarle los pedales. De este modo, puedes impulsarte empujando la pista hacia atrás con tus pies. Cuando tomes impulso, suelta tus pies del suelo y trata de que la bici ruede un poco. Seguramente, la bici intentará inclinarse, pero con tus pies puedes evitar caerte. La meta de este paso es ganar equilibrio.

 

Hacer giros sencillos

Cuando puedas mantener el equilibrio, el siguiente reto será hacer pequeños giros, tanto hacia la derecha como a la izquierda. En este sentido, debes practicar bastante, hasta que equilibres bien el peso de tu cuerpo sobre la bici. De esta manera, el balanceo hacia ambos lados no será un problema para ti.

 

Frenar correctamente

Si ya sabes mantener el equilibrio y cambiar de dirección, ahora aprende a frenar. Impulsa la bici hacia delante con fuerza, suelta los pies y rueda un poco. Después, aprieta ambos frenos en las empuñaduras al mismo tiempo. Por supuesto, hazlo gradualmente, es decir, no frenes de golpe, porque podrías perder el control y caerte.

 

Aprende a pedalear

Lo siguiente será pedalear, así que coloca los pedales de nuevo. Después, con el pie derecho empuja el pedal (derecho también) hacia abajo. De esta manera, arrancas la bici, es decir, ya no tienes que impulsarte con los pies en la pista. Cuando veas que comenzaste a rodar coloca el otro pie en el segundo pedal y empuja hacia abajo. Intenta no perder el equilibrio y, si ves que lo estás perdiendo, frena y vuelve a comenzar.

Esto sería todo por el momento, lo que resta es practicar todos los días, para dominar mejor el equilibrio, la resistencia en tus piernas, los giros, etc. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS