19 tipos de flexiones

Última actualización: 16.09.21

 

Hacer ejercicio regularmente ayuda no solo a tener un buen aspecto físico, sino también a mejorar la calidad de la salud y el estilo de vida. Las flexiones, en este caso, proporcionan múltiples ventajas y puedes crear rutinas completas para hacerlas desde la comodidad de casa, evitando gastar dinero en gimnasios y entrenadores.

 

Hacer flexiones todos los días es parte de la rutina de ejercicios de muchas personas, sobre todo si consideramos la cantidad de beneficios que se obtienen por este tipo de entrenamiento.

Si se revisa qué músculos trabajan las flexiones, podrás ver mejoría en muchas zonas. Aunque, cuántas flexiones hacer al día dependerá de tu contextura física, resistencia y el área que deseas trabajar.

Además, hacer dieta te ayudará con tu salud y físico, por lo que tener en casa la mejor licuadora o extractor de jugos, podría ser de mucha utilidad. Sumado a esto, también podrías considerar usar una pulsera de actividad, para así evaluar más eficazmente el efecto de tu entrenamiento.

 

Tipos de flexiones

 

Cómo hacer flexiones correctamente es algo que algunas personas dan por sentado y no debería ser el caso, ya que hacer lagartijas sin tener en consideración las posiciones correctas puede conllevar a una lesión después. Por ello, a continuación, encontrarás 20 posiciones para practicar este ejercicio y disfrutar de los beneficios de hacer flexiones:

 

1. Flexiones de pecho

También conocidas como flexiones de brazos, son las más básicas y con las que deberías iniciar tus rutinas, dado que mantienen la posición inicial respetando la ubicación de manos y pies, para elevar y bajar el torso según el ritmo.

 

2. Flexiones hindúes

La flexión hindú comienza con la posición en V invertida y las palmas sobre el suelo. Al descender, dirige tu estómago al suelo hasta casi tocarlo mientras te impulsas un poco hacia adelante y retrocedes nuevamente hasta la posición en V.

 

3. Flexiones espartanas

Estando sobre el suelo, elevarás tu tronco con ayuda de las palmas de tus manos, pero cuidando que estén en posición diagonal una de la otra. Al elevarte, cámbialas de posición hasta alcanzar un ritmo constante de adelante y atrás intercalado entre cada flexión.

 

4. Flexión de tronco

Esta flexión se hace boca arriba, con las piernas un poco recogidas, la espalda recta y los brazos cruzados sobre el pecho. Deberás elevar tu tronco haciendo presión sobre el vientre, para así ejercitar el abdomen.

Una variación de este tipo de flexión se logra llevando las rodillas al pecho mientras se eleva el torso.

 

5. Flexiones Spiderman

Ponte en la posición básica elevada sosteniendo tu peso con las manos y puntas de los pies, para después doblar tus codos y subir la rodilla por el costado intercalando las piernas en cada bajada.

 

6. Flexiones asimétricas

Las flexiones asimétricas son una versión más sencilla de las espartanas, evitando cambiarlas en el aire, sino que puedes cambiar de posición tus manos y después bajar con tranquilidad.

7. Flexiones de piernas

Al hacer estas flexiones trabajarás directamente los músculos inferiores. Comienza por acostarte con la espalda recta sobre el suelo y ambos brazos a los costados con las palmas hacia abajo. Estira las piernas completamente y junta los tobillos, para después elevarlas sin recogerlas.

Asciende y desciende tus piernas sin tocar el suelo y pronto comenzarás a sentir la presión del ejercicio.

 

8. Flexiones invertidas

Para las flexiones invertidas necesitarás ponerte boca abajo y elevar los pies con ayuda de una pared, hasta quedar en posición vertical. Todo el peso de tu cuerpo se sostendrá de tus brazos, por lo que debes tener cuidado al bajar y subir.

 

9. Flexiones con material

Este tipo de rutina de flexiones puede hacerse con una pared o una mesa y consiste en dejar que tu peso repose sobre la superficie, para poder levantarlo con ayuda de tus manos y brazos, haciendo un movimiento de sube y baja para calentar.

 

10. Flexiones diamante

Para hacer las flexiones diamante, deberás colocar tus palmas sobre el suelo uniendo los dedos índice y pulgar con los de la otra mano, creando así una forma de diamante en el centro. Manteniendo esta posición, harás las lagartijas hasta completar tu sesión.

 

11. Flexión de hombro

Aquí deberás tomar una posición de V invertida, elevando tus glúteos y manteniendo la espalda recta. Flexiona los codos para bajar y subir, teniendo cuidado de no extenderlos, para evitar una lesión.

 

12. Flexiones con rodillas

Para hacer las flexiones con rodillas, deberás elevar tus pies del suelo sosteniendo el peso con las rodillas. Cruza los pies por detrás y eleva el torso con ayuda de los brazos, para iniciar el movimiento ascendente y descendente evitando que los pies toquen el suelo.

13. Flexiones laterales

Acuéstate de lado en el suelo y con el brazo inferior “abraza” tu estómago sin apretar y con el otro brazo elevarás tu torso sin hacer fuerza en los oblicuos. Cambia de lado cuando hayas cumplido con el número de flexiones.

 

14. Flexiones con palmada

Aprovecha cada movimiento de elevación para dar una palmada rápida antes de caer al suelo, colocando tus manos debajo para sostener el peso. Debes tener una alta resistencia y ser veloz para hacerlo adecuadamente.

 

15. Flexiones de una sola mano

Este tipo de flexión ayuda a concentrar la intensidad del ejercicio en un brazo a la vez, ya que, con cada bajada al suelo, deberás cambiar de mano, siendo una sola la que sostenga todo tu peso.

 

16. Flexiones con puños

Se mantiene la posición básica de flexiones con la diferencia de que, en vez de tener las palmas abiertas, harás puños para sostener el peso con los nudillos. Este tipo ayuda a fortalecer las muñecas y mejorar el equilibrio.

 

17. Flexión deslizante

Sosteniendo el peso de tu cuerpo con la punta de los pies y la palma de las manos, cuando bajes, desliza tus brazos hacia afuera en dirección perpendicular. Puedes ayudarte con una toalla para evitar la fricción. Espera unos segundos y recoge los brazos, mientras te elevas nuevamente.

 

18. Flexión con yema

Para hacer este tipo de flexión, deberás sostener el peso de tu torso únicamente con las yemas de los dedos tocando el suelo. Puede ser bastante difícil, pero genera más resistencia.

 

19. Flexión con planchas

Para hacer flexiones con planchas, coloca tus codos y antebrazo sobre el suelo, juntando tus manos y entrelazando los dedos. Los pies se mantienen en puntillas y deberás balancearte hacia adelante y hacia atrás mientras tu espalda está firme.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS