Tipos de entrenamiento deportivo

Última actualización: 27.11.22

 

El entrenamiento deportivo es una sucesión de diferentes ejercicios físicos destinados a mejorar una o varias áreas concretas de nuestro rendimiento deportivo. Algo imprescindible para rendir mejor y lograr nuestros objetivos de una forma más eficiente.

 

Cuando se trata de hacer ejercicio, a todos nos cuesta empezar. La vagancia y la inactividad acumulada hacen mella en nosotros y nos hacen más difícil ponernos en marcha. Pero incluso, aunque pongamos nuestra mejor voluntad, si no tenemos a mano unos métodos de entrenamiento adecuados, nos será difícil lograr nuestros objetivos.

Pensemos que el entrenamiento físico requiere de pautas, constancia y un planteamiento adecuado a las necesidades concretas de cada persona. Por eso, disponer de rutinas para gimnasio o fuera del mismo es clave, si queremos aprovechar nuestras horas de entrenamiento.

Algo a lo que te ayudará conocer los diferentes tipos de entrenamiento deportivo, así como las formas en las que estos se implementan. Empezamos por analizar esos tipos de entrenamiento, para que sepas qué mejoras aportan cada uno de ellos, para conocer después qué métodos emplean y en qué etapas se dividen.

 

Categorías del entrenamiento deportivo

Entrenamientos de velocidad: La velocidad es un aspecto clave para los corredores de corta distancia, pero también para deportistas como futbolistas, baloncestistas y otros participantes en deportes de equipo. En este segmento se encuadran todo tipo de ejercicios para entrenar la velocidad y mejorar el rendimiento en este campo. También se incluyen algunos ejercicios de fuerza, con los que mejorar la potencia de arranque ante una situación que requiera de una alta velocidad.

Entrenamientos de resistencia: En contraposición a los entrenamientos de velocidad, los de resistencia tienen por objetivo aumentar la capacidad para mantener la actividad física a un nivel elevado por más tiempo. Entre los ejercicios para mejorar la resistencia se encuentran diferentes modalidades de carrera, que pueden hacerse en calle, sobre cintas de correr (en este enlace encuentras varios productos para analizar) o incluso sobre bicicletas estáticas. 

Entrenamientos de potencia: Este entrenamiento tiene por objetivo aumentar la fuerza del deportista. Entre los métodos de entrenamiento de la fuerza se encuentran los ejercicios con pesas de todo tipo, así como el trabajo en las diferentes máquinas de musculación existentes. Y aunque es cierto que la potencia también puede entrenarse en exteriores, lo más habitual es que esta modalidad se acompañe de una rutina de entrenamiento en gimnasio.

Entrenamiento aeróbico: Los entrenamientos aeróbicos tienen por objetivo mejorar la capacidad física de la persona, tanto en condiciones de baja como de alta intensidad, de forma sostenida. Este entrenamiento está directamente relacionado con los entrenamientos de resistencia, con los que comparte objetivos. No obstante, las rutinas fitness empleadas en este tipo de entrenos son más específicas, ofreciendo unos mejores resultados en todo tipo de actividades. Entre los ejercicios más habituales de este tipo de entrenamientos está el aerobic, el zumba, el ciclismo o la carrera continua a ritmo estable, entre otras opciones.

Entrenamiento anaeróbico: El entrenamiento anaeróbico es aquel que tiene por objetivo ayudarte a dar el máximo de tu rendimiento a una intensidad muy alta durante un periodo muy breve. En este caso, la idea es elevar el ritmo cardiaco hasta sus niveles más altos, de modo que el deportista sea capaz de ofrecer su máximo rendimiento en tales circunstancias. Hablamos de actividades como las carreras cortas, el levantamiento de grandes pesos y otras actividades de alto impacto y corta duración, que se entrenan de forma específica.

 

Métodos del entrenamiento

Hasta ahora hemos visto los tipos de entrenamiento deportivos existentes. Pero estos no siempre se aplican igual, sino que cuentan con diferentes métodos para su despliegue. Uno de ellos es el método continuo, por el que se planifican entrenamientos con una duración mayor a los 30 minutos. Se suelen vincular a los entrenos relacionados con la resistencia y la mejora aeróbica del deportista.

Por otra parte, tenemos los métodos interválicos, en los que se intercalan periodos de gran exigencia de entrenamiento con otros de recuperación. Aquí hablaríamos de actividades como las series en máquinas de pesas, los sprints o carreras cortas con intervalos de recuperación y otras actividades análogas. Este método es el habitual para mejorar la fuerza y la velocidad, aunque también pueden emplearse en la mejora de la resistencia, como en la carrera continua a intervalos.

Finalmente, tendríamos el método de competición, en el que se evalúa en detalle la condición del deportista y se adapta el entrenamiento de forma personalizada tanto a sus condiciones físicas como a las necesidades concretas de la actividad que realiza.

Etapas del entrenamiento

Como último paso en la definición de este entrenamiento es conveniente conocer las diferentes etapas del entrenamiento deportivo, en las que se emplean distintos tipos de ejercicios e intensidades de entreno. La primera fase es la de iniciación, en la que el deportista empieza a ganar forma física conforme a lo que la actividad que vaya a desarrollar le requiera.

En este caso, lo habitual es que el proceso de entrenamiento sea de tipo generalista, sin enfocarse más que en el estado actual del deportista. La idea es conseguir una forma base de calidad, con la que sea fácil trabajar posteriormente los objetivos específicos que sean necesarios.

La siguiente fase es la de intensificación, en la que el objetivo es ajustar a la persona a los requisitos concretos del deporte al que se esté enfocando o a sus objetivos concretos. Se empiezan a incluir técnicas específicas de la actividad, enfocando la mejora del esfuerzo y de la forma física con técnicas aplicadas. Digamos que es una fase de especialización, destinada a obtener un rendimiento base pero vinculado a la actividad y sus habilidades.

La tercera fase es el entrenamiento deportivo puro. Aquí se trabaja sobre lo creado en las dos etapas anteriores y se persigue el perfeccionamiento y aprovechamiento de la capacidad del deportista en la actividad. Dicho de otro modo, el objetivo es ayudar al deportista a dar su máximo rendimiento en ese deporte, puliendo su técnica respecto de la actividad física a la que se dedique.

 

DEJA UN COMENTARIO

3 COMENTARIOS

jose

marzo 12, 2022 at 6:02 pm

es muy buena esta pajina

Respuesta
jonny

febrero 1, 2022 at 2:18 am

Gracias me hizo útil.

Respuesta
Jehyber

noviembre 18, 2021 at 5:00 pm

me encanto la información

Respuesta