Conoce mejor el principio de la supercompensación

Última actualización: 26.10.21

 

La supercompensación es uno de los principios básicos del entrenamiento deportivo, ya que es lo que permite a los atletas evolucionar progresivamente en cualquier disciplina. Sin embargo, el concepto de la supercompensación puede ser un poco complicado de entender, tanto por principiantes como por profesionales.

 

El médico y fisiólogo astrohúngaro Hans Selye en los años 50 sentó las bases para lo que hoy conocemos como supercompensación. En su investigación sobre el estrés, Selye descubrió que el cuerpo humano parece estar programado para el equilibrio, por lo tanto, cualquier cambio que ocurra requerirá un ajuste a las nuevas circunstancias, dicho de otro modo, el organismo intentará de diferentes maneras restaurar el equilibrio. Esto es lo que se conoce como ley de Selye, en honor al investigador.

 

¿Qué es la supercompensación?

Los seres humanos realizamos actividades diarias a las que nuestros cuerpos están acostumbrados, independientemente de la profesión y la cantidad de esfuerzo físico y psicológico que realicemos. Por ejemplo, si comparamos un contable que pasa varias horas al día frente al ordenador y un agricultor que trabaja la tierra en largas jornadas, podemos decir que ambos mantienen sus cuerpos en un estado de equilibrio hormonal, metabólico, de temperatura, etc. Esta propiedad del organismo es conocida como homeostasis.

En este orden de ideas, si en la vida diaria realizamos actividades de manera rutinaria, nuestro cuerpo mantendrá este equilibrio. Por el contrario, si agregamos una tarea diferente a nuestros hábitos, el organismo buscará la forma de lograr de nuevo la estabilidad para la que está programado. Tomando como referencia el ejemplo anterior, si pedimos al agricultor que realice un balance general y solicitamos al contable que conduzca la máquina de arado, estaríamos cambiando drásticamente sus actividades, por lo tanto, sus cuerpos tendrían que volver a encontrar la estabilidad. Esta es la base de la supercompensación y por esta razón es uno de los principios del entrenamiento deportivo.

 

Funcionamiento de la supercompensación en el deporte

Para entender fácilmente el principio de supercompensación deportiva, podemos pensar en una persona que va por primera vez a un gimnasio. Antes de comenzar a entrenar, su cuerpo se encuentra en estado de equilibrio, puesto que viene de su casa o del trabajo, donde ha realizado solamente las actividades de la vida diaria, por lo tanto, podemos decir que está en un nivel estable en cuanto a su energía y capacidad física. No obstante, al someter su cuerpo al estrés que representa un estímulo de gran intensidad, como lo es una rutina de ejercicios, ocurre una pérdida de la capacidad de rendimiento.

Al finalizar el entrenamiento, el organismo de esta persona reacciona ante el estrés, intentando equilibrar el metabolismo, las hormonas, la temperatura, etc, para volver al estado anterior, como cuando salió de su casa u oficina. El rendimiento deportivo dependerá en gran medida de lo que suceda en la fase de descanso. Veamos cuáles son las 2 opciones principales.

Adaptación

Esto es en definitiva lo que todos buscamos a la hora de hacer una rutina de ejercicios. La adaptación se produce cuando una vez que ocurre el desgaste físico, se aprovecha el período de descanso principalmente para dormir e ingerir alimentos de calidad.

En este caso, el objetivo es reponer la energía, permitiendo que el cuerpo logre nuevamente el equilibrio necesario, pero no en el punto donde estaba antes del primer entrenamiento, sino en un nivel un poco más alto, lo que significa que el rendimiento ha mejorado. Es por esto que la adaptación forma parte de los principios básicos del entrenamiento.

 

Agotamiento

Esta es la opción menos deseada por los culturistas y atletas en general. El agotamiento puede tener diferentes razones, una de ellas es una fase de descanso precaria, por ejemplo, muy pocas horas de sueño, pero también puede ocurrir por una dieta inadecuada, como puede ser la eliminación exagerada de carbohidratos y calorías. Otra razón posible es el exceso de entrenamiento, que ocurre cuando el deportista no respeta la fase de descanso, sino que vuelve a entrenar, lo que produce un sobreentrenamiento.

En estos casos, el organismo no puede encontrar el equilibrio en un punto superior para que ocurra la adaptación, de hecho, ni siquiera es capaz de volver al punto anterior, como cuando la persona fue a entrenar la primera vez, sino que retrocede, produciendo lo que se conoce como desentrenamiento, es decir, que el atleta ha dado un paso hacia atrás en su rendimiento.

Esto tiene relación directa con algunos de los principios fundamentales del entrenamiento, como la continuidad y la progresión, ya que si el periodo de descanso es demasiado corto, el cuerpo se termina agotando. Si por el contrario la fase de descanso se extiende mucho, entonces no ocurre una mejora en el rendimiento. Por esta razón, cada variable debe estar en su justa medida.

Nociones básicas de la supercompensación

Es posible que hayas escuchado a los profesionales del deporte hablar de carga, frecuencia y duración del entrenamiento. Estos tres conceptos son fundamentales para entender el principio de la supercompensación; la carga se refiere a la cantidad de trabajo que realiza el atleta en cada sesión, esto incluye la intensidad, el volumen, la velocidad y el número de repeticiones. Por su parte, la frecuencia se trata de la cantidad de sesiones de entrenamiento que tenemos a la semana, al mes o al año. En cuanto a la duración, es el periodo de tiempo que dura la rutina de ejercicios, ya que no es lo mismo entrenar 20 minutos que hacer ejercicios durante 60 minutos.

Por estas razones, aunque en la actualidad existan electroestimuladores, juegos de realidad virtual y otras formas novedosas para realizar actividad física, no debemos olvidar las leyes del entrenamiento, como el principio de supercompensación, que a pesar del paso de los años y el avance tecnológico ha cambiado muy poco, ya que sigue siendo la forma más eficiente y segura de lograr resultados.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS