¿Cuáles son los métodos de entrenamiento?

Última actualización: 16.09.21

 

Ya sea un atleta o una persona que decide iniciarse en la práctica de actividad física, todos necesitan tener un método de entrenamiento, que se elige en una primera fase de planificación, donde se consideran tanto los objetivos como las condiciones específicas de la persona. Afortunadamente, hoy en día existen muchas metodologías con eficiencia comprobada.

 

Entrenar va mucho más allá que salir a trotar todos los días o hacer levantamiento de pesas en el gimnasio. Aunque estas prácticas pueden formar parte de una rutina de ejercicios, su elección no se hace al azar, sino que debería ser producto de un análisis minuciosos que incluya diversas pruebas, para determinar el estado físico de la persona, sus necesidades, los posibles objetivos que puede plantearse y, finalmente, el método de entrenamiento que mejor se adapte a todo ello.

El método de entrenamiento tiene como objetivo hacer que la persona o el atleta alcance el nivel de condición física que desea de una manera sostenible, saludable y eficiente. Así, actualmente los profesores de educación o entrenadores cuentan con una amplia lista de metodologías que pueden aplicar de acuerdo a cada caso, y cuya efectividad ha sido comprobada científicamente.

 

Planificación: el paso principal

Antes de adentrarnos sobre los métodos, debemos destacar la importancia de la planificación, que sería el primer paso para escoger la forma como se realizará el entrenamiento. Dicha planificación debe contar con acompañamiento profesional, para evitar lesiones o problemas de salud debido al desconocimiento.

De la misma forma, no se planean únicamente los ejercicios o la forma de ejecutarlos, sino también la nutrición y la suplementación del atleta, porque esto es lo que permitirá que los ejercicios surtan el efecto deseado. 

Dicho esto, a continuación daremos un repaso por algunos tipos de entrenamiento eficaces que una persona o atleta pueden poner en práctica, con el objetivo de lograr las metas para mejorar su estado físico y, por consiguiente, su salud.

Métodos de entrenamiento fraccionados

Como su nombre lo indica, este grupo de ejercicios abarca aquellos donde la persona ejecuta los movimientos cumpliendo un intervalo de descanso entre ellos, que será mayor o menor, de acuerdo a lo que se haya estipulado con el entrenador. Entre ellos, podemos mencionar:

Repeticiones: comprende movimientos de intensidad más o menos alta y eventualmente una pausa que podría ser extensa. En el método de repeticiones se aprovecha el descanso prolongado del participante, con el fin de que su resistencia en el siguiente ciclo a ejecutar sea mayor. Al hacer muchos de estos ejercicios pueden emplearse diferentes instrumentos, tal es el caso de las mancuernas.

Entrenamiento modelado: se trata de un método más exigente, ya que está pensado para la preparación de los atletas. Así, las rutinas suelen ser lo más parecido posible a las pruebas que estos participantes deberán enfrentar en una competencia o proceso de selección. Puede comprender una primera fase con carga inferior a la de la competición, con velocidad variable; una fase media enfocada en potenciar la capacidad aeróbica; y una tercera fase similar a la primera.

Interválico: es uno de los ejercicios que separa el descanso y el tiempo de actividad. Sin embargo, la fase de recuperación no llega a realizarse por completo, de modo que exige un nivel de resistencia considerable y el atleta puede llegar a experimentar algunas sensaciones incómodas, al tener que esforzarse bastante. Uno de los objetivos es que el participante aprenda a adaptarse a las variaciones de intensidad.

 

Métodos de entrenamiento continuos

Esta tipología agrupa a los ejercicios que se llevan a cabo de forma continuada, sin pausas de ningún tipo. Generalmente, su ejecución implica cargas menos pesadas o un nivel medio de las mismas.

Continuo intensivo: es uno de los ejercicios para entrenar la velocidad en las carreras, por lo que se indica principalmente en participantes de esta disciplina, ya sea de forma profesional o amateur. El método continuo intensivo puede abarcar ciclos intensos que comprenden entre 30 minutos y 1 hora, dependiendo de las condiciones físicas del atleta. Entre sus beneficios está el control de los niveles de glucógeno, así como del llamado umbral anaeróbico.

Continuo extensivo: con estos ciclos de ejercicios, el atleta puede lograr una recuperación más rápida. Su técnica consiste en una carga de duración más larga, llegando a abarcar entre 30 minutos y 2 horas. Sin embargo, la diferencia del método continuo extensivo frente al intensivo es que la intensidad suele ser más baja. De hecho, su nombre sugiere que la actividad se realiza por tiempo prolongado.

Continuo variable: puede decirse que este método combina los dos anteriores, ya que su modo de ejecución implica realizar variaciones entre una carrera continua rápida y otra lenta, sin llegar a hacer pausas entre ellas. Para determinar como serán los cambios al entrenar bajo el método continuo variable, se toman en cuenta aspectos como tiempo, tipo de movimiento, terreno, rendimiento cardiovascular, etc.

Fartlek: el entrenamiento fartlek cumple casi los mismos criterios del método continuo variable, en relación a la intensidad cambiante y la continuidad de los movimientos. Sin embargo, el atleta disfruta de mayor autonomía en cuanto a la selección de los cambios de ritmo, la intensidad, en función de los criterios que él mismo considere y que, en la mayoría de los casos, tienen que ver con las condiciones del espacio donde esté ejecutando los ejercicios.

Todos estos métodos son beneficiosos y la práctica de algún grupo específico no implica que se elimina la posibilidad de ejecutar el otro, ya que, en definitiva, todos abarcan ejercicios para mejorar la resistencia, que es uno de los objetivos principales de quien decide practicar una actividad física.

En suma, ten en cuenta que cualquier aspecto de tu entrenamiento y nutrición, deben estar supervisados por los profesionales correspondientes, tales como el entrenador deportivo y el nutricionista. Esto es muy importante si se trata de un atleta, o incluso si no se espera tener un desempeño profesional, ya que cada persona es distinta y su organismo puede reaccionar de manera diferente a cada estímulo.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS