Juegos cooperativos en la Educación Física

Última actualización: 14.04.21

 

La educación física es una parte muy importante del desarrollo infantil y juvenil, por lo que incorporar juegos cooperativos que ayuden a desarrollar habilidades sociales, cognitivas y físicas de forma simultánea es siempre una buena idea. A diferencia de las competeciones, la diversión cooperativa logra brindar beneficios para cada uno de los participantes.

 

Las clases de educación física son, probablemente, de las más queridas por los niños alrededor del mundo, pues es un momento adecuado para drenar la energía acumulada y para divertirse junto a todos los amigos.

Debido a la importancia del ejercicio físico en el desarrollo de las personas, en el siglo XIX la educación física fue introducida a los currículos escolares a nivel de primaria en institutos de todo el mundo. En la actualidad, incluso a nivel de secundaria, se sigue participando en clases de educación física en la mayoría de los colegios.

Aunque el ejercicio físico engloba una gran cantidad de actividades, la educación física escolar suele ser enfocada hacia el aprendizaje de diferentes tipos de deportes y el ambiente en el que se desarrollan estas disciplinas, usualmente, es bastante competitivo.

A pesar de que es importante tener una buena noción de algunos deportes y desarrollar las condiciones físicas necesarias para practicarlos, el enfoque exclusivo hacia estas actividades directamente puede hacer que muchos estudiantes estén en desventaja. No todos poseen el mismo talento y eso hace que algunos niños eviten la participación a toda costa o se frustren por tener un desempeño menor al de sus amigos.

Por esa razón, el juego cooperativo debe siempre estar presente cuando se trata de la educación física, pues es una buena forma de realizar ejercicio y promover la integración de todos los estudiantes.

 

Las dinámicas de cooperación vs las competiciones

Competir unos con otros es bastante natural en las personas y, además, es algo que, indudablemente, trae consigo lecciones valiosas que pueden ayudar en el desarrollo infantil. En el contexto adecuado, la competición puede ser un recurso fenomenal para mejorar habilidades sociales, psicomotrices y cognitivas; sin embargo, cuando el niño está expuesto constantemente a esta competitividad, entonces pueden venir problemas.

Las competiciones pueden causar una pérdida de confianza y una baja autoestima en los niños que no tienen las mejores habilidades físicas, pues suelen perder o ser excluidos de los grupos. Incluso es común ver a algunos niños molestando a otros por “hacerles perder un partido”, por ejemplo, lo cual hace que ciertos pequeños tengan tanta presión que se les hace imposible divertirse.

Por esa razón, además de juegos competitivos, la hora de educación física debería tener espacio para los juegos de cooperación, pues las dinámicas de trabajo en equipo divertidas también hacen que el cuerpo se ejercite y son aptas para todos los niños.

En los juegos para niños en grupo, la victoria es siempre compartida. Cada participante es aceptado, sus habilidades son exaltadas, y todos se ayudan entre sí para poder completar la actividad. Por esa razón, la cooperatividad debe siempre ser un factor importante en la educación física.

¿Qué juegos cooperativos divertidos pueden realizarse?

Hay muchos juegos colaborativos que pueden utilizarse en una clase de educación física y, de hecho, no es tan difícil inventar algunos para personalizarlos a los estudiantes. Sin embargo, aquí hay 6 juegos de equipo que podrían ser útiles para ti.

 

1. El tren

Entre las dinámicas para niños de 6 a 12 años más fáciles y divertidas se encuentra el tren. Para realizarla, todos los niños deberán estar en fila india y agarrarse de los hombros de la persona que se encuentra frente a ellos.

El juego consiste en colocar un balón entre ambos niños, el cual se sostendrá con la espalda de uno y el pecho del otro. De esta forma, la fila deberá avanzar hasta un punto determinado sin que los balones se caigan.

El tren es una actividad que desarrolla la coordinación y la percepción espacial.

 

2. Campo minado

Para poder jugar al campo de minas, todos los estudiantes deberán agarrarse de las manos y colocarse en hilera. Sin embargo, unos mirarán a un lado y otros al lado opuesto.

Para comenzar, deberán colocarse obstáculos en el espacio y los estudiantes tendrán que atravesar todo el lugar sin soltarse de las manos y sin tocar los obstáculos. Algunas variantes incluyen saltar en un pie.

Debido a su dificultad, se considera una actividad contemplada en los juegos cooperativos para adolescentes. Este juego desarrolla la coordinación y la percepción espacial, además de motivar a la cooperatividad.

 

3. Lluvia de globos

Entre los juegos de educación física para niños de 10 a 12 años, la lluvia de globos es una de las actividades que causará más risas.

Para comenzar, todos los estudiantes deberán tener un globo y, cuando el profesor lo indique, estos deberán lanzarlos al aire y evitar que los globos caigan al suelo. Para impedirlo, deberán utilizar cualquier parte de su cuerpo, por lo que desarrollarán su agilidad, percepción, coordinación y rapidez de respuesta.

Si se desea hacer más difícil el juego, pueden introducirse más globos a medida que pasa el tiempo.

 

4. Todos debajo

Esta actividad suele ser preferida por los niños pequeños, pues para realizarse debe usarse un paracaídas infantil gigante.

“Todos debajo” comienza con los niños tomando un trozo del paracaídas y girando en el sentido indicado por el profesor, a una velocidad determinada. A la señal del maestro, los niños deberán lanzar el paracaídas lo más alto posible y correr con rapidez debajo de él, evitando que nadie quede afuera.

Al jugar, los pequeños mejorarán su percepción espacial, coordinación y agilidad.

 

5. La isla se hunde

Si se requiere de una actividad que desarrolle el equilibrio, además de la coordinación, entonces este es el juego correcto.

Después de que el profesor haya dibujado varios círculos de diferentes tamaños, la actividad comenzará con los niños dentro del círculo más grande.

Cuando el profesor dé la señal, los niños deberán saltar hacia el círculo que le sigue, sin que nadie pise afuera. Los estudiantes deberán organizarse para ocupar el menor espacio posible, intentando llegar al círculo más pequeño.

 

6. Por el aro

Como última actividad hemos dejado uno de los juegos más difíciles pero divertidos que pueden realizarse en educación física.

Agarrados todos de las manos en un círculo, los estudiantes deberán pasar un aro por todo su cuerpo y dárselo al compañero de al lado, sin soltarse las manos. Debido a los movimientos necesarios para lograrlo, los participantes realmente necesitarán de unos buenos pantalones de chándal (verifica en este enlace algunas opciones de compra), pues requerirán de la mayor movilidad posible.

Al lograr su objetivo, estarán trabajando su coordinación óculo manual, óculo pédica y su agilidad.

Con estas 6 actividades podrás darle un cambio positivo a cualquier clase de educación física, permitiendo que los participantes utilicen su cuerpo y se mantengan activos, mientras se fomenta el compañerismo, la inclusión y la diversión.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments