Tipos de fibras musculares

Última actualización: 06.12.21

 

Conocer cómo funciona y está compuesta la estructura de los músculos del cuerpo es de gran importancia, especialmente para quien desea comenzar a realizar alguna práctica deportiva de bajo o alto impacto, ya que, de esta manera, es posible evitar causarle al organismo algún tipo de lesión grave durante los entrenamientos.

 

¿Qué son las fibras musculares? ¿Cómo están compuestas las fibras musculares? ¿Cuál es su función? ¿Existen varios tipos de ellas? Estas son sólo algunas de las interrogantes que rondan en torno a este interesante tema, que está directamente asociado con la movilidad muscular y que desarrollaremos a seguir.

El sistema muscular del cuerpo humano posee una estructura realmente compleja, en la que destaca la llamada fibra muscular, compuesta a su vez por una serie de células determinadas, según el tipo de órgano. Su función es efectuar la contracción muscular y proporcionarle a cada uno de los músculos la capacidad de moverse correctamente.

Además, las fibras musculares tienen una estructura compuesta por varios núcleos, miofibrillas, membrana sarcolema y sarcoplasma. Asimismo, existen tres tipos de fibras, que cumplen funciones específicas en el organismo.

 

Acerca de la fibra muscular

Lo primero que hay que saber es que el esqueleto está unido a una serie de músculos que, a su vez, están constituidos por células, también llamadas fibra muscular. Estas celdas son polinucleadas y tienen un formato alargado.

En otras palabras, las fibras musculares son las unidades anatómicas presentes en el tejido de los músculos, cuyas dimensiones y grosor pueden variar de 0,1 a 10 centímetros y de 10 a 100 micras, respectivamente. 

Además, dichas fibras poseen una estructura definida, en la que destaca la membrana muscular o sarcolema, que es un tipo de célula plasmalema con replegamientos internos llamados “tubo T”, cuya extensión alcanza el retículo endoplasmático. Esta última, es un área de mayor grosor y rodea las microfibrillas o estructura proteica de forma cilíndrica de una micra de longitud, conformando así una red conocida científicamente como tríada, que actúa directamente en el proceso de contracción muscular.

Por otra parte, la estructura de la fibra muscular incorpora la célula sarcoplasma, que posee la particularidad de fijar al músculo el oxígeno transportado por la sangre y, a su vez, le otorga una tonalidad roja a las fibras. De igual manera, esta célula tiene la capacidad de almacenar glucógeno, que es una forma del hidrato de carbono.

También, se deben mencionar las mitocondrias, como parte importante de las fibras musculares, porque liberan el calcio contenido en el tejido sarcoplasmático y son el mediador entre la miosina y la actina dentro de la célula muscular. 

Además, la cantidad de mitocondrias depende directamente de la fibra esquelética y su ubicación es cercana a las miofibrillas mencionadas inicialmente. De igual forma, está el centenar de núcleos en las fibras, justo bajo la membrana sarcolema.

Tipos de fibra muscular y cómo funcionan

Es posible encontrar fibras lentas y rápidas, así como también fibras rojas y blancas, cuya función es distintiva y determinante para el sistema muscular. A continuación, detallamos los tipos de fibra muscular y cómo funcionan según los tipos de músculos.

 

Fibras musculares lentas

Las fibras musculares, cuyo proceso de oxidación es lento, reciben también el nombre de fibras musculares tipo 1. Su formato es pequeño, tiene un alto contenido de mioglobina, numerosas mitocondrias y múltiples capilares de tipo sanguíneo que, en conjunto le aportan a la fibra un color rojo oscuro y la posibilidad de disfrutar de un sistema energético predominante aeróbico.

Por otra parte, está el nivel de contracción con una velocidad lenta, que favorece la resistencia a la fatiga, siendo esta bastante elevada. Es decir, que los deportistas que practican maratones, ciclismo, entre otras actividades de alta exigencia, disfrutan de gran resistencia para llevar a cabo los ejercicios.

 

Fibras musculares rápidas

Estas fibras musculares son conocidas como fibras tipo 2 o blancas. Poseen una menor concentración de capilares sanguíneos, mioglobina y mitocondrias. Además, el sistema energético es de tipo aeróbico y anaeróbico, siendo este último el predominante, por lo que la velocidad de las contracciones se caracteriza por ser rápida.

Con respecto al tamaño de esta fibra, tenemos que es intermedio, al igual que la mioglobina contenida en ella y la cantidad de miofibrillas. Estos aspectos son de gran importancia, puesto que determinan la fuerza de la fibra.

Ahora bien, si asociamos el funcionamiento de estas fibras musculares con el desempeño de los deportistas, podríamos decir que quien realice actividades intensas como los velocistas o el levantamiento de potencia, tenderán a experimentar una fatiga rápida.

Fibras musculares 2a

Otra de las fibras musculares rápidas son las 2a, que se caracterizan por ser oxidativas y glucolíticas, es decir, que su estructura agrupa aspectos de las dos fibras anteriormente explicadas.

En este sentido, tenemos que su diámetro es grande, el contenido de mioglobina es bajo, al igual que los capilares sanguíneos y mitocondrias. Además, la tonalidad de la fibra es rosácea; el sistema energético es anaeróbico y la capacidad de contracción tiene una velocidad rápida, que da como resultado una resistencia alta a la fatiga. Así, un deportista tendrá un excelente rendimiento en actividades intensas, pero de corta duración.

En conclusión, podemos decir que esta condición rápida y lenta de las fibras musculares no se puede conseguir a conveniencia de cada persona, ya que está determinada de forma genética. 

Por ello, si la persona posee una concentración de fibras de tipo rápido se fatigará fácilmente ante actividades de tiempo prolongado, pero será eficaz en prácticas cortas y de gran explosividad. Por su parte, los individuos con fibra lenta predominante, tendrán la delantera para resistir pruebas prolongadas.

Cualquiera que sea la situación, la recomendación es coger una esterilla de yoga y diariamente estirar los músculos, para evitar el sedentarismo y que los músculos no pierdan movilidad, cualquiera que sea su tipo de fibra.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS