¿Qué es el codo de tenista?

Última actualización: 09.12.22

 

La práctica del tenis u otro deporte de raqueta, aumentan el riesgo de padecer enfermedades como el codo de tenista. Pero, a pesar de que su nombre se asocia a estos deportes, sus practicantes no son los únicos que desarrollan la afección. Plomeros, carpinteros y carniceros también se incluyen en la lista.

 

El codo de tenista, o epicondilitis lateral es una enfermedad provocada por el uso excesivo del brazo que afecta los músculos y tendones del codo. De manera más concreta, esta enfermedad produce una inflamación en los tendones que unen los músculos del antebrazo con la parte exterior del codo. De ahí que al dañarse estos tendones y músculos del brazo se produce dolor y sensibilidad en la parte exterior del codo.

 

Síntomas comunes

Se van desarrollando gradualmente, ya que a menudo empeoran con la constante actividad del antebrazo, tal como ocurre al maniobrar una raqueta para pegarle a la pelota de tenis o incluso al girar una llave o sacudir las manos.

El brazo dominante por lo general es el más afectado pero ambas extremidades tienen la misma posibilidad de presentar los síntomas y signos característicos de la epicondilitis lateral, tales como dolor en el codo, extendiéndose por el antebrazo hacia la muñeca, debilitamiento de la fuerza del agarre y en casos graves el dolor se llega a presentar cuando la persona está en reposo, por lo que dificulta el sueño.

Causas de la epicondilitis lateral

Innumerables estudios han determinado que esta enfermedad es causada al debilitarse el músculo extensor radial corto del carpo (ECRB) por el uso excesivo. Esto conlleva a la formación de desgarros microscópicos en el tendón donde se une con el epicóndilo lateral del codo, produciéndose así la característica inflamación y dolor.

El ECRB igualmente se podría ver afectado por su posición, ya que a medida que se flexiona y extiende el músculo se frota contra las protuberancias óseas, lo que provoca el desgaste y desgarro del músculo con el transcurso del tiempo.

Algunos jugadores del circuito tenístico han sido ejemplo de cómo el uso excesivo y la constante flexión del brazo conlleva a padecer de esta enfermedad. Tal fue el caso del español Roberto Bautista, número 13 del ranking mundial ATP, que a finales del año 2020 decidió terminar la temporada por presentar codo de tenista y apostó por una buena recuperación que le permitió volver hacer su aparición en el inicio de la temporada 2022.

Los atletas no son los únicos que presentan epicondilitis lateral, pues también están propensos a padecerla otras personas que participan en actividades laborales o recreativas que requieren el vigoroso y repetitivo uso del músculo del antebrazo. De modo que pintores, plomeros, carpinteros, oficinistas y trabajadores automotrices, tienen más probabilidades que el resto de la población.

 

Consejos de prevención

Lo primero, es evitar realizar movimientos repetitivos con el brazo e incluso solo con la muñeca, o en lo posible dar reposo durante un periodo considerable de tiempo. Pero, si son necesarios para participar en actividades laborales o de interés, utiliza una banda de sostén en el codo y trata de aplicar la tensión en los bíceps y tríceps. Así mismo, recuerda calentar y acondicionar tu brazo antes de iniciar la práctica de cualquier deporte.

Si cuentas con un entrenador pide consejo de como golpear la pelota de tenis sin arriesgar tu salud. Pero, si no tienes la disponibilidad de practicar bajo supervisión, acude a un colega o a tutoriales online que te ayuden a mejorar tus movimientos.

Tratamientos alternativos

El especialista será el encargado de indicar el tratamiento para la epicondilitis tomando en cuenta los resultados de los estudios, así como los síntomas y signos que presenta el paciente.

Generalmente, un 80% de los pacientes solo requieren tratamiento no quirúrgico que incluye primordialmente el descanso, Es decir, cese temporal de sus prácticas deportivas y laborales. Asimismo, los medicamentos antiinflamatorios y ejercicios para codo de tenista ayudan a disminuir la inflamación y fortalecer los músculos del antebrazo. También se incluyen los masajes, la aplicación de frío local y terapias de ondas de choque.

Si la persona practica deportes de raqueta, el médico incluso le podría recomendar realizar una revisión de su equipo, ya que en los casos donde la raqueta es muy grande o tiene cuerdas rígidas los síntomas son más propensos de aparecer. De igual manera, es muy oportuno usar un brazalete de contrafuerza en la parte posterior del antebrazo, a fin de ayudar a descansar los músculos y tendones.

Pero, si ante todas esas alternativas, el médico no observa una mejoría, podría recomendarle a la persona un tratamiento para el codo de tenista quirúrgico, el cual implica por lo general retirar el músculo dañado y unir el restante con el hueso. Dependiendo de varios factores el abordaje quirúrgico se podría hacer al realizar una incisión sobre el codo. Es decir, una cirugía abierta que usualmente es ambulatoria. Otra alternativa menos rigurosa es la cirugía artroscópica, en la que se repara el músculo realizando incisiones pequeñas y usando instrumentos miniatura. En el año 2017 el ex tenista ecuatoriano Giovanni Lapentti se sometió a una cirugía similar, conocida como Tenex para remover el tejido dañado que le estaba generando precisamente epicondilitis lateral.

Toda cirugía tiene sus riesgos. Por ello, antes de tomar la decisión se debe contar con un buen especialista y considerar los daños posibles en nervios o vasos sanguíneos, las infecciones y pérdida de fuerza. En todo caso, después de cualquier cirugía, se deben realizar ejercicios para la epicondilitis para favorecer la rehabilitación del codo.

En conclusión, emplear equipos adecuados, así como contar con un buen entrenador que prepare adecuadamente al deportista, son la clave del éxito para evitar una tendinitis de codo o cualquier otro tipo de lección que arriesgue tu salud.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS